Cómo tener tu propia Gamecueva. La habitación perfecta para un gamer.

Según las estadísticas, dedicamos cerca de una hora al día a los videojuegos. Si sumamos otras encuestas que también contemplan “ver la televisión” y usar Internet, ese tiempo se dispara hasta las dos horas diarias, incluso cuando se trata del segmento de población de menor edad. Si extrapolamos al hecho de que éste es el tramo de población con menor uso de los videojuegos, podemos sacar la conclusión, terriblemente científica, de que jugamos una barbaridad 😊

Qué menos que dedicar un sitio especial para llevar a cabo esta actividad. Un lugar tranquilo, donde hasta el más mínimo detalle esté pensado que sacar lo mejor de ti mismo a la hora de jugar. En que puedas estar durante horas sin cansarte y sin que nadie te moleste. En el que tengas a mano todo lo que necesitas. Contar con una habitación para gaming es un sueño para muchos. Y, viendo los precios que ofrecen algunos fabricantes, un sueño al alcance de casi todos.

¿Qué habitación necesitas?

Lo primero, evidentemente, es un sitio donde montarlo. Lo ideal es, por supuesto, contar con una habitación dedicada, amplia e insonorizada. Algo muy complicado si a) tienes familia y sobre todo si b) no eres uno de los cabezas de familia.  En este caso, no desesperes. Puedes adaptar tu cuarto hasta convertirlo en un lugar francamente cómodo para jugar. Además, casi todos los elementos imprescindibles son compatibles con otros usos: la mesa y la silla las puedes emplear para estudiar o trabajar, los periféricos los puedes utilizar para realizar otras actividades con el ordenador, los auriculares y altavoces para escuchar música…

Habitación dedicada a un uso exlusivo Gaming

Es mejor que el cuarto esté bien iluminado y, sobre todo, que cuente con una buena ventilación: ten en cuenta que vas a pasar muchas horas ahí dentro y que el uso de dispositivos electrónicos produce mucho calor. Además, puede que, incluso, de vez en cuando invites a alguien más a jugar.

Asegúrate de contar con todos los enchufes que puedes necesitar y de que cuente con una buena conexión de Internet. Lo ideal es que el router esté en la misma habitación. Si no es así, intenta tirar un cable de red o, como mínimo, asegúrate de contar con buena cobertura WiFi.

Piensa bien qué muebles poner

Probablemente son, junto al equipo que vayas a usar para jugar, lo más importante de tu habitación de gaming. El rey de tu mobiliario debe ser, sin duda, La Silla. Así, con mayúsculas. Es algo de lo que no puedes prescindir. Un asiento cómodo, ergonómico, con altura e inclinación regulables, acolchado, con ruedas que no rayen el suelo, resistente y, ya puestos, a juego con la decoración del resto de tu Gamecueva. Dicho así, parece que has de gastarte un dineral solamente en la silla, pero nada más lejos de la realidad. Puedes encontrar modelos excelentes por poco más de 150€. Lo mejor de estas sillas es que están diseñadas específicamente para pasar horas delante del ordenador, de modo que puedes usarlas indistintamente para jugar o para trabajar.

Sillas Gaming de la gama Station, disponibles a partir de 159€
Sillas Gaming de la gama Station, disponibles a partir de 159€

En cuanto a la mesa, debe ser amplia para que quepan holgadamente la pantalla y los distintos periféricos. Ten en cuenta a la hora de decidir si vas a darle exclusivamente un uso lúdico o si también se va a convertir en tu lugar de trabajo y estudio habitual. Si este es el caso, recuerda que seguramente también tengas la necesidad de apoyar libros y apuntes, también de escribir a mano. En caso de sólo la vayas a emplear para jugar, la mejor opción son las mesas especializadas. Un buen gaming desk está pensado para cubrir todas las necesidades de un jugador. Permiten ubicar cómodamente todos los periféricos, suelen integrar iluminación LED y, probablemente su mayor ventaja, disponen de aberturas pasacables para quitar de la vista los numerosos cables de datos y alimentación que salen de tus dispositivos. En este sentido, nunca está de más contar con accesorios que te ayuden a recogerlos un poco.

Escritorio Stinger Gaming Desk
Escritorio Stinger Gaming Desk, con iluminación led y estructura de alta resistencia.

Si cuentas con espacio, tampoco está de más que haya un pequeño sofá o alguna silla adicional para cuando tengas invitados a jugar en casa. Que los juegos online están muy bien… pero también lo está el jugar mano a mano con alguien que tienes al lado físicamente. Seguro que así echáis muchas más risas 😉

Por lo demás, es imprescindible una estantería donde colocar las cajas de los videojuegos y algo similar para los periféricos que no estés usando en ese momento. Y, ya puestos, alguna decoración a juego con la temática de la habitación, postérs, figuras, consolas y carátulas antiguas…

Game room con vitrinas iluminadas para videoconsolas creado por un usuario de forocoches “@Arcade”.

Esta sala (la misma que la de la foto anterior) combina perfectamente ordenadores antiguos/modernos/recreativas y un catálogo retro impresionante. Quien pudiera 🙂

Los dispositivos

El elemento más importante es, sin duda, el ordenador o la consola. Todo lo demás va a girar a su alrededor. ¿Qué debes elegir? ¡Da exactamente igual! Decídete por la que más te guste: PC, Nintendo, PlayStation, Xbox, recreativa… ¡serás un gamer con cualquiera de ellas!

En cuanto a la pantalla, da igual que sea un televisor que un monitor. Lo único que necesitas es un panel de, como mínimo, resolución Full HD (1.920 x 1.080 píxeles) y con varias conexiones HDMI. En cuanto al tamaño, busca el equilibrio entre cómo suelas jugar (si es demasiado pequeña no podrás apreciar bien los juegos en pantalla partida) y la distancia a la que vas a estar sentado.

Distancia recomendada para el tamaño de la pantalla según la distancia de visionado.
Distancia recomendada para elegir un tamaño de pantalla acorde según la distancia de visionado.

En cuanto a los periféricos, lo mejor es que optes por modelos especiales para gaming. Los ratones para jugadores, por ejemplo, suelen contar con más opciones de configuración, mayor número de botones y permiten modificar la resolución. Con los teclados ocurre algo parecido, disponen de teclas adicionales y pueden programarse para juegos concretos.

Ratón gaming 1500 M
Ratón gaming profesional Stinger RX 1500 M con chip AVAGO A3050, retroiluminado y con contrapesos ajustables.

Los altavoces para jugadores no suelen tener nada demasiado en especial, aparte de su decoración y conexiones especiales. Y, por supuesto, también puedes optar por emplear un sistema de sonido envolvente o un equipo de alta fidelidad. En el caso de los auriculares. Es importante que estén bien acolchados y que dispongan de micrófono: ¿cómo si no vas a poder charlar con tus aliados y retar a tus oponentes durante la partida?

Altavoces Gaming 2.0 de 150W DL-410 FX
Woxter DL-410 FX, altavoces Gaming 2.0 de 150W

Casi todos los periféricos para gamers suelen contar con un añadido especial: disponen de iluminación LED. Aparte de dotar a tu habitación de un ambiente especial, no es ninguna tontería cuando juegas en penumbra.

Teclado mecánico y retroiluminado en varios colores Stinger RX 1000 K
Stinger RX 1000 K, teclado mecánico y retroiluminado en varios colores.

¿Es necesario gastar mucho?

Kit de accesorios gaming Stinger FX 80 Megakit Pro compuesto por ratón, teclado, auriculares, altavoces y mouse pad.
Kit de accesorios económico Stinger FX 80 Megakit Pro compuesto por ratón, teclado, auriculares, altavoces y mouse pad.

Para contar con una buena habitación gamer no tienes que gastar demasiado dinero. Un televisor 4k o 3D no va a suponer mucha diferencia en cuanto a experiencia de juego. Lo mismo sucede con accesorios y periféricos. Aunque es obvio que hay diferencias entre los modelos más caros y los más baratos, sólo a partir de cierto nivel de juego y tras muchas horas de práctica se pueden apreciar dichas ventajas. La mejor opción al principio es, sin ninguna duda, decidirte por un buen kit de periféricos que cuente con todo lo que necesitas. Siempre tendrás tiempo de comprar algo más en el futuro.

Stinger Gaming