Higiene postural frente al ordenador. Consejos básicos para un gamer.

Higiene postural frente al ordenador. Consejos básicos para un gamer.

Esa molestia que tienes en la espalda. Ese dolor que tienes en la mano. Esa tensión que a veces sientes en el cuello. Si has sentido alguna vez este tipo de dolencias, debes saber que lo más probable es que las haya causado una mala postura. Pasar muchas horas en la cama, en el sillón, delante de la consola, del ordenador, etc., puede provocar problemas de salud si no se hace de la forma correcta. Es un problema habitual en esta sedentaria sociedad moderna, en la que cada vez nos movemos menos. Si ya es habitual desde hace muchos años que la mayoría de los trabajos se lleven a cabo sin necesidad de moverse del mismo sitio, ahora está sucediendo también con el ocio. Ver la televisión, los videojuegos y los dispositivos móviles están consiguiendo que hacer algún tipo de ejercicio físico, incluso andar, sea cada vez más raro.

En el caso de los videojuegos resulta especialmente grave por varias razones:

  • Al tratarse de una actividad lúdica es más fácil que no seamos conscientes del paso de tiempo. ¿Cuántas veces te has sorprendido de las horas que llevas jugando sin darte cuenta?
  • La tensión de las partidas, con la adrenalina corriendo por nuestras venas, hace que sea más difícil mantener una postura correcta mientras jugamos. Es muy probable que, sin percatarse, poco a poco te vayas inclinando hacia delante, cada vez más cerca de la pantalla, hasta terminar totalmente encorvado a sólo unos centímetros de ella.
  • Muchos de los jugadores son niños. Si sumamos el tiempo frente a la pantalla al que ya pasan mal sentados en el colegio, lo peor no es que puedan sufrir algún tipo de lesión: probablemente estén desarrollando unos malos hábitos posturales de los que le va a ser muy difícil desprenderse.

Ergonomía e higiene postural

Las dos formas de luchar contra este problema son la ergonomía y la higiene postural. La primera se refiere al diseño del entorno con el que interactuamos al desarrollar una actividad para que se amolde a nosotros. La higiene postural  son las medidas que tomamos para proteger nuestra salud. En el caso del ocio o del trabajo frente a la pantalla la ergonomía e higiene postural intenta adaptar los elementos que utilizamos al hacerlo (mobiliario, periféricos, luces, etc.) al tiempo que tomamos medidas preventivas para disminuir el riesgo de sufrir lesiones. En resumen, las medidas a adoptar son de dos tipos:

  1. Adaptar el entorno físico. Tienes que procurar que el lugar en el que juegas (o trabajas) haga todo lo posible porque te encuentres cómodo. Cuidar que la temperatura sea agradable, que esté ventilado, que la luz sea la adecuada…
  2. Pero quizás la parte más importante sea sentarte correctamente. Tu principal preocupación debe ser la columna vertebral, centro y el sostén de todo nuestro cuerpo. Cuidarla es clave para evitar dolencias en la espalda y el cuello. Al principio te va a costar renunciar a la aparente comodidad corporal tu forma de siempre de sentarte, pero debes hacer un esfuerzo y poner en práctica algunos consejos de higiene postural. Tu salud te lo agradecerá.

Mantén la espalda lo más pegada posible al respaldo de la silla, sin flexionarla procurando que no esté tensionada. Un cojín en la parte de abajo puede ayudarte a moverte menos.

  • Procura que la rodilla forme un ángulo recto. Usa un reposapiés o algo similar si no llegas bien al suelo.
  • Los hombros deben estar relajados. No los encojas, ni hundas el cuello entre ellos.
  • La muñeca es otro punto muy sensible. Para prevenir problemas con ella usa algo que sirva de almohadilla para relajarla, pero quítala al escribir o usar el ratón: hay que dejar que se muevan libremente al hacerlo.
  • Mantén la cabeza en posición vertical. Ahí donde la ves, pesa entre 4 y 5 kilos. Todo ese peso lo sostienen los músculos de la parte posterior del cuello, que acabarán por contracturarse si no tienes cuidado.
  • La vista debe dirigirse hacia abajo, pero sin pasarse. Si la pantalla está demasiado baja, regula su altura o, si esto no es posible, pon algo debajo de ella para elevarla. La distancia entre el monitor y los ojos debe ser de unos 60 cm.
  • Procura que no haya reflejos en la pantalla y que la fuente de luz (lámparas o ventana) no esté situada ni enfrente ni delante de la pantalla, lo mejor es que incida lateralmente.

Pasar demasiado tiempo en la misma postura da lugar a lesiones y sobrecargas. Haz estiramientos mientras estás sentado y tómate un breve descanso cada hora. Ponte en pie y da un pequeño paseo.

-Si pasas muchas horas frente a la pantalla, trabajando y jugando, debes intentar compensar esas horas de sedentarismo con alguna actividad física.

Puedes “obligar” a tu cuerpo a adoptar muchas de estas medidas simplemente usando los accesorios adecuados. La silla se antoja como el más importante en estos casos. Un asiento ergonómico, con altura e inclinación regulables, reposapiés, etcétera hará por sí misma que, sin darte cuenta, sigas muchos de estos consejos sólo por el hecho de usarlo. Lo mismo se puede decir del teclado y el ratón. Si están diseñados teniendo en cuenta la forma de la mano y para el uso que vayas a darle también reducirán el riesgo de que se produzcan lesiones.

Las sillas Gaming “Station” están pensadas para pasar largos periodos de tiempo trabajando o jugando.